un espacio para recapacitar

Más reciente

Popol Vuh

El Popol Vuh o Pop Wuj (En nombre quiché se traduciría como: “Libro del Consejo” o “Libro de la Comunidad”), es una recopilación de varias leyendas de los quiché, un pueblo de la cultura maya que ocupó partes de Guatemala y de Honduras. Más que un sentido histórico, el libro tiene valor e importancia en el plano religioso; de hecho, se le ha llamado el Libro Sagrado o la Biblia de los mayas k’iche’s.


El Popol Vuh relata la inexistencia del mundo hasta que el creador y formador decidió generar la vida. La intención era que sus propias creaciones le pudieran hablar y agradecer por la vida. Primero crearon la Tierra, después los animales y finalmente, los hombres. Éstos fueron inicialmente hechos de barro, pero como el intento fracasó, el gran creador y formador decidió extraerlos de la madera. Una vez constituidas otras tantas familias, el creador y formador, temeroso de que a sus criaturas pudiera tentarlas la idea de suplantarlos en sabiduría, disminuyó la vista e inteligencia de los ocho.

Anuncios

Nuestros Padres

Entonces, ¿cómo puede ser que los antepasados del Hombre moderno aparecieran hace unos 300.000
años, en lugar de hacerlo dentro de dos o tres millones de años en el futuro, tal como hubiera sucedido en caso
de seguir el desarrollo evolutivo? ¿Fuimos importados a la Tierra desde algún otro lugar o, como afirma el
Antiguo Testamento y otras fuentes antiguas, fuimos creados por los dioses?

Ahora sabemos dónde comenzó la civilización y cómo se desarrolló, pero la pregunta que sigue sin ser
respondida es: ¿Por qué? ¿Por qué apareció la civilización? Pues, como muchos estudiosos admiten hoy con
frustración, todos los datos indican que el Hombre debería de estar todavía sin ningún tipo de civilización.

No existe ninguna razón obvia por la cual debiéramos estar más civilizados que las tribus primitivas de la selva
amazónica o de los lugares más inaccesibles de Nueva Guinea.

Por tanto, la pregunta obvia es ésta: ¿Fuimos realmente nosotros y nuestros antepasados mediterráneos los
que desarrollamos tan avanzada civilización?

Despertar nuevamente

Al notar una oruga la languidez anunciadora del fin de su estado reptante y el principio de su largo sueño de crisálida, reunió a sus compañeras y les dijo:

“Triste es pensar en el forzoso abandono de esta vida que tan halagüeñas venturas me prometía. Segada por la guadaña de la muerte en la flor de mi existencia, soy un ejemplo de la crueldad de la Naturaleza. ¡Agur! mis buenas amigas, ¡agur! para siempre. Mañana ya no existiré.”

Acompañada por las lágrimas y lamentaciones de las amigas que rodeaban su lecho de muerte, la oruga pasó a su otro estado. Una vieja oruga exclamó tristemente:

“Nuestra hermana nos ha dejado. Su destino es también el nuestro. Una tras otra nos abatirá la guadaña destructora como a la hierba de los prados. La fe nos mueve a esperar otra-vida, pero acaso sea una vana esperanza. Ninguna de nosotras sabe nada de cierto sobre otra vida. Lamentamos el común destino de nuestra raza.”

Después se marcharon todas tristemente.

Bien claro se echa de ver la ironía de esta fábula y nos sonreímos de que la oruga ignore
la gloriosa vida que le espera cuando despierte del sueño de la muerte y se metamorfosee en policromada mariposa.

Pero no hemos de sonreírnos, porque todos tenemos la misma ilusión que la oruga.

Esta secular fábula simboliza en unas formas inferiores de vida la ignorancia e ilusión de la humanidad.
Porque la muerte para el hombre no es más que el estado de crisálida para la oruga.

En ninguno de ambos casos cesa la vida por un solo instante, sino que persiste mientras la Naturaleza efectúa sus transformaciones.


¿Ambición?

en un bosque solitario una bonita violeta que vivía, satisfecha, entre sus compañeras.

Cierta mañana, alzó su cabeza y vio una rosa que se alzaba, por encima de ella, radiante y orgullosa.

Gimió la violeta diciendo:

Poca suerte he tenido entre las flores. ¡Humilde es mi destino! Vivo pegada a la tierra y no puedo levantar mi cara hacia el sol como lo hacen las rosas

Y la Naturaleza la oyó y le dijo a la violeta:

¿Qué te ocurre, hijita mía? ¿Las vanas ambiciones se han apoderado de ti?

-Te suplico, oh, Madre Poderosa -dijo la violeta-, que me transformes en rosa, tan siquiera por un día.

-No sabes lo que estás pidiendo -respondió la Naturaleza-. Ignoras los infortunios que se esconden tras la apariencia de las grandezas.

-Transfórmame en una rosa esbelta -insistió la violeta-. Y todo lo que me acontezca será consecuencia de mis propios deseos y aspiraciones.

La Naturaleza extendió su mágica mano y la violeta se transformó en una rosa suntuosa.

Y en la tarde de aquel día, el cielo se oscureció y los vientos y la lluvia devastaron el bosque. Y los árboles y las rosas cayeron abatidas. Solamente las humilde violetas escaparon a la masacre.

Y una de ellas, mirando alrededor de sí, dijo a sus compañeras:

-Mirad, hermanas, lo que la tempestad hizo de las grandes plantas que se levantaban con orgullo e impertinencia. -Nosotros nos apegamos a la tierras-dijo otra-, pero escapamos a la furia de los huracanes.

Y dijo una tercera -Somos pequeñas y humildes, pero las tempestades no pueden con nosotras.

Entonces, la reina de las violetas vio a la rosa que había sido violeta, extendida sobre el suelo, como muerta. Y dijo: -Ved y meditad, hijas mías, sobre la suerte de la violeta ilusionada por sus ambiciones. ¡Que su infortunio les sirva de ejemplo!

Y oyendo esas palabras, la rosa agonizante se estremeció y, apelando a todas sus fuerzas, dijo con voz entrecortada:

Oídme, ignorantes, satisfechas y cobardes. Ayer era como vosotras, humilde y segura. Mas la satisfacción que me protegía también me limitaba. Podía continuar viviendo como vosotras, pegada al suelo, hasta que el invierno me envolviera con su nieve y me llevase hasta el silencio eterno, sin conocer los secretos y las glorias de la vida, más allá de lo que innumerables generaciones de violetas conocieron, desde que hubo violetas en el mundo.

“Pero escuché, en el silencio de la noche; y oí al mundo superior decir a este mundo: “El objetivo de la vida es alcanzar lo que hay más allá de la vida.” Pedí, entonces a la Naturaleza -que no es sino la exteriorización de nuestros sueños invisibles- me transformara en una rosa. Y la Naturaleza accedió a mi deseo.

“Viví una hora como rosa. Viví una hora como reina. Y vi el mundo con los ojos de una rosa. Y oí la melodía del éter con los oídos de una rosa. Y acaricié la luz con los pétalos de una rosa. ¿Puede, alguna de vosotras vanagloriarse de tal honra?

“Muero ahora, llevando en el alma lo que el alma de violeta alguna jamás experimentó. Muero sabiendo lo que hay más allá de los horizontes estrechos en que nací”

Y este es el objetivo de la vida.

 

Dar leche a los niños y carne a los hombres …

Hay que diseminar cuidadosamente la verdad…

Las enseñanzas, el Conocimiento se encuentran en todos lados y en todas las religiones, pero nunca identificadas. Esto es debido a la prédica que los antiguos instructores hicieron para evitar que la Doctrina Secreta se cristalizara en un credo.

La sabiduría de esta medida salta a la vista de todos los estudiantes de historia. El Conocimiento se degeneró y “perdió” debido a que los instructores se habían convertido en sacerdotes y mezclaron la teología con la filosofía, siendo su inmediata consecuencia el desvio de toda su sabiduría, la que acabó por transformarse en una cantidad inmensa de supersticiones religiosas, cultos, credos y dioses.

Lo mismo pasó con las enseñanzas que se perdieron por el tiempo de Constantino, quien mancilló la filosofía mezclándola con la teología, y la iglesia cristiana perdió entonces su verdadera esencia y espíritu, viéndose obligada a andar a ciegas durante varios siglos, sin que hasta ahora haya encontrado su camino, observándose actualmente que la iglesia cristiana está luchando nuevamente o aproximarse a sus antiguas enseñanzas místicas.

Pero siempre han existido unas cuantas almas que han conservado viva la llama, alimentándola cuidadosamente y no permitiendo que se extinguiera su luz. Y gracias a esos firmes corazones y a esas mentes de extraordinario desarrollo tenemos aún la verdad con nosotros.

Más no necesariamente se encuentra en los libros. Ella ha sido transmitida del Maestro al discípulo, del iniciado al neófito, de los labios a los oídos. Si alguna vez se ha escrito algo sobre ella, su significado ha sido cuidadosamente velado con términos de astrología y alquimia, de tal manera que sólo los que poseían la clave podían leerlo correctamente.

Esto se hizo necesario a fin de evitar las persecuciones.

“La clave esta tan cerca que no la puedes ver, es la única Llave maestra que puede abrir las puertas del Todo”

 

La Verdad … los hará Libres

¿Qué pasa si hay una explicación a todo este sufrimiento… separación, las situaciónes, la discriminación, el odio, la guerra, la pobreza, el miedo, el amor, y cada uno de los aspectos de nuestras vidas que son o irrelevantes o inexplicables a la labor de un Dios intocable y todo poderoso.

Es probable, que en alguna parte, todo el mundo ha llegado a un punto de sus vidas donde se sienten en que falta algo o que algo esta muy mal en el mundo. Escrituras religiosas se sienten vagas y no plenas. Que la ciencia considerada impredecible es incompleta. Que los políticos no están detrás de la protección del patrimonio nacional, sino que socavan la seguridad y la intimidad de las personas. Que la América Corporativa ahora global está conformada y comprometida por algunas familias acomodadas en la parte superior de la pirámide. Que la educación esta fabricada para disimular la verdadera historia del planeta. Que los medios de comunicación son fabricados para disfrazar los eventos de la actualidad del planeta. Que Deportes y Entretenimiento distraen e influencian emociones a niveles subconscientes con simbolismo, color, sonido y sagrada geometría. Todas estos parecen ser hechos desconectados o al azar o sucesos completamente con fuentes no relacionadas.

Pero esto no puede estar más lejos de la verdad. Ellos no cometen errores. No hay nada dejado al azar. Hay un orden y finalidad a todo lo que existe. ¿Ahora estos sucesos son en beneficio o en daño de la humanidad?

La verdad del asunto es que hay muchos cambios que se están produciendo dentro de la galaxia, en nuestro sistema solar, en nuestro planeta Tierra y dentro de nosotros mismos.

Cimática

Cimática 1

Cimática 2

Cimática 3